lunes, 13 de abril de 2009

Dispensación de antibióticos sin receta médica: ¿Mito o realidad?

Acaba de publicarse un artículo en la prestigiosa revista Clinical Infectious Diseases que merece un comentario. Los autores son 2 médicos especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria con amplia experiencia en el campo de las enfermedades infecciosas: Carles Llor y Josep Maria Cots. El planteamiento del estudio es simple y los resultados asombrosos. Contrataron a 2 experimentados actores que hicieron el papel de enfermos y visitaron 197 de las 2959 farmacias existentes en Cataluña en el año 2007 (cuando se realizó el estudio). Una vez frente al farmacéutico, simularon padecer o una infección de orina, o dolor de garganta o una bronquitis aguda. El objetivo era conseguir un tratamiento antibiótico sin disponer de receta médica.
La primera solicitud de los actores fue ¿puede darme algo que me alivie de los síntomas de infección? Tras esta pregunta, un 75%, 17% y 2% de los que simulaban tener una infección de orina, dolor de garganta y bronquitis aguda, respectivamente, obtuvieron tratamiento antibiótico. Si no lo conseguían, la siguiente demanda fue: ¿Podría darme algo más fuerte? En este punto obtuvieron el antibiótico 3%, 15% y 9%. Si no se obtuvo el antibiótico, la siguiente demanda fue más clara: Querría un antibiótico. En este punto, obtuvieron tratamiento el 1%, 3% y 7%. En global, consiguieron el deseado antibiótico el 45% de las visitas.
Con respecto a las indicaciones del farmacéutico, los resultados son, si cabe, aún más sorprendentes. El 83% de las veces se explicó como tomar el antibiótico. Sólo en el 69% de las veces se aconsejó la duración del tratamiento o se preguntaron otros síntomas añadidos al supuesto paciente. Unicamente el 17% de los casos fueron interrogados por presuntas alergias medicamentosas. Y sólo el 4% de las veces se preguntó si la paciente podía estar embarazada (en el caso de que fuera mujer). Lo que es más grave es que tan sólo en el 5% de las ocasiones se recomendara al "paciente" que consultase a un médico si los síntomas no mejoraban.
El artículo se publica con un comentario editorial que advierte de que el uso de antibióticos no es inocuo, habiéndose documentado un amplio abanico de complicaciones (muchas de ellas graves), en relación a reacciones alérgicas (anafilaxia) o interacciones con otros medicamentos. Todo ello refuerza la importancia de la historia clínica y de la evaluación del paciente a la hora de decidir iniciar un tratamiento antibiótico. Además, el uso inapropiado de antibióticos se asocia a un incremento progresivo de las resistencias bacterianas.
¿Es éste el modelo que queremos para nuestro sistema sanitario? Con sus ventajas y sus inconvenientes, el acceso a la sanidad en nuestro país es universal y a pesar de percepciones distorsionadas de demora asistencial, la visita al médico de cabecera o a las urgencias de atención primaria es prácticamente inmediata. Por dicho motivo, creo que la prescripción de antibióticos en la farmacia sin receta facultativa es, además de ilegal, completamente injustificada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario